OhEntrevista #4: Xuan Lan


Xuan Lan entrevista yoga

Retomamos la serie de entrevistas del blog de la sección OhEntrevistas con esta cuarta a Xuan Lan. Profesora de yoga en Barcelona y cofundadora del evento Free Yoga by Oysho con Zentro Urban Yoga, imparte su conocimiento de esta disciplina a través de sus clases, su blog propio Yogalan y recientemente, también a través de su libro “Mi Diario de yoga”. ¿Queréis conocerla un poco más? ¡Seguir leyendo! 

1. ¿A qué te dedicas profesionalmente? ¿Qué te llevó a este cambio? ¿Cómo ha cambiado tu vida desde entonces?

Me dedico 100% al yoga desde distintos ángulos. Lo principal es que soy profesora de yoga. Doy clases a particulares, grupos en centros, a empresas y grupos más grandes como el Free Yoga by Oysho. Además tengo mi blog de yoga y este, junto a las redes sociales, me sirve para difundir el mensaje del yoga y compartir puntos de vista y de reflexión. Es una bonita manera también de crear una relación con la gente que practica más allá de la clase.

En paralelo, organizo eventos de yoga, como mencioné antes, el Free Yoga by Oysho pero también otros corporativos para empleados como charlas en empresas preocupadas por el bienestar de sus trabajadores. Una concienciación con la que buscan prevenir y promocionar la salud en el lugar de trabajo abordando temas como la meditación, alimentación, el yoga…

Como vengo del sector corporativo, conozco el lado del trabajador, con sus horarios fijos, rutinas, presiones… y la necesidad que existe de encontrar el balance y equilibrio personal, físico y mental con lo profesional. El yoga ayuda en esa reconexión, desconectando de la rutina y conectando con uno mismo.

2. ¿Cuál dirías qué es el papel del yoga en la vida de las personas, qué aporta? ¿Y del deporte en general?

Hay muchos papeles, muchas intenciones, muchas aportaciones. Todo mundo no busca lo mismo con cada actividad en la que se involucra. Hay quien empieza a practicar yoga por una cuestión de ejercitar, como deporte, pensando que necesita estirar, abordando la parte más física. Estas personas quizá entraron por eso pero terminan, poco a poco, llegando y acercándose a la parte mental y filosófica.

El yoga es una disciplina que aporta mucho más allá de las clases. Un equilibrio dentro y fuera, tanto de la clase como de la persona en sí misma. Fuera por el cuerpo que necesita estar sano; reconectamos con el cuerpo, abordamos los dolores, se tonifica, estiramos… La parte física es importante, no deja de serlo. Si tienes un cuerpo sano y fuerte, aguantas mucho más en los momentos de meditación por ejemplo. Cuando meditas regularmente sin molestias en el cuerpo, creas esa conexión con la mente. Mover el cuerpo nos permite quitar tensiones y nudos y después la meditación se vuelve más profunda e interesante.

También está la parte de la filosofía que viene de los vedas con códigos prácticos que se aplican fácilmente en el día a día; se puede trabajar para ser mejor persona, sin perder tu personalidad pero tratando de ser tu mejor tú. Hay un desarrollo personal, nos descubrimos, aparecen miedos con las posturas, aprendemos la importancia de la respiración, nos adentramos en la meditación… Y todas esas cosas ayudan a gestionar mejor el estrés, además de sentirnos más fuertes y fibrosos. Y con todo eso, somos mejores personas; no perfectos pero más conscientes de nuestras cualidades y puntos débiles, pudiéndonos centrar en potenciar lo bueno y mejorar las flaquezas. Eso hace la diferencia con otra práctica más deportiva o sólo la meditación.

3. ¿Y qué cambios ha supuesto en tu vida?

Ha cambiado todo. He pasado de ir a diario a la oficina, con traje, horarios fijos…, a no tener dos días iguales. He pasado a tener la flexibilidad de hacer lo que me apetece pero con un compromiso para mis alumnos, ofreciéndoles una práctica regular. Un compromiso que les doy pero no de empleado a jefe sino con placer y satisfacción, dando este bienestar, mejorando su práctica, escuchándoles, viendo sus progresos…. Se trata de algo muy agradecido, al contrario que el mundo corporativo, que se dan por hecho muchas cosas, no se felicitan ni reconocen los logros pero siempre muy críticos con los errores. ¡La verdad es que siento mucho placer haciendo lo que hago actualmente!

4. Recientemente has publicado tu primer libro. Háblanos sobre cómo surge este proyecto, qué pretendes con él, qué ha supuesto…

Mi Diario de Yoga“, de Grijalbo, es un libro que justamente vino por las preguntas de mis alumnos. Querían practicar en casa porque solo podían ir a clase un día por semana, otros pasaban semanas sin poder ir por cuestiones personales-laborales y notaban que se les tensaba el cuerpo y perdían flexibilidad… Me decían que no sabían cómo practicar en casa ni por dónde empezar.

Este libro es un plan de 4 semanas pero que pueden quedarse en 2, 3 o alargarse a 10 o todo lo que se quiera. Busca ayudar al practicante, lector, persona… a realizar una práctica diaria con ejercicios precisos y fáciles; una guía que te permite ir acumulando posturas día a día y al final de la semana tener una secuencia completa. En el libro también intento promover mucho la importancia de meditar cada día aunque sean sólo 5 minutos, que se combinan con 3 posturas y unas respiraciones; de este modo en 15 minutos has hecho tu sesión; luego si puedes vas a clase o si dispones de más tiempo, puedes hacer una sesión más larga en casa.

Se trata de una guía práctica para usar a diario y dirigida tanto a alguien que ya sabe cómo a alguien que quiere introducirse al yoga pero no sabe cómo. Incluye información de cultura general como qué es un mudra, un chakra, distintos tipo de yoga, conceptos como la no violencia… tienes pinceladas de conceptos para descubrir la parte filosófica del yoga. En 4 semanas de esta manera puedes tener una idea más global y completa del yoga. ¿Y qué pasa después de esas 4 semanas? La misma secuencia la puedes repetir tantos días o semanas como se quiera o sienta, como en Ashtanga, que por meses y años realizas a diario una misma serie.

Este libro siento que ha resultado en algo muy bonito, visual, con muchas fotos; un libro atractivo en formato diario por lo que en él se pueden escribir y trasladar en palabras las reflexiones que vas realizando a la vez que vas aprendiendo e interiorizando posturas. Pones dos palabras, dos frases… Es muy personal sobre la experiencia propia.

5. ¿Qué papel juega la alimentación en tu vida, día a día, qué importancia le das? ¿Y qué relación tiene con el yoga?

El yoga hace que seas más consciente de todo, entras en una conexión con tu cuerpo.

La gente que hace yoga y deporte, empieza a cuidarse inevitablemente. Uno no puede pretender estar bien sólo cuidando el cuerpo, hay que atender también a la alimentación. Es básico que cuidemos de cuerpo y mente a la vez y saber que hay alimentos que te causan nervios, estaciones en las que es mejor comer unas cosas en lugar de otras, detectar esos momentos del día en los que quizá algo no sienta bien… Eso forma parte de estar más consciente y conectado con uno mismo y el propio cuerpo. Sabes cómo comer y cómo hacerlo mejor.  Yo no soy vegetariana pero como muy poca carne y entiendo que haya gente que vea que no es necesario comer carne cada día.

Entrando en contacto con el yoga, las personas se van interesando en la comida, en el bienestar propio; no compras cualquier cosa cuando entras en el supermercado. Se trata de ser responsable para ti, para el entorno, para el planeta. La práctica de yoga es personal, individual para estar mejor uno mismo; así también el comer. Queremos comer para estar bien nosotros pero eso tiene que ver con el entorno, no sólo nuestra salud personal, también con el medio ambiente y el planeta en general. Uno pasa a estar más consciente; la alimentación es parte de nuestros hábitos como lo son el comer, dormir, beber… La alimentación forma parte de esos cambios que se van viviendo cuando te adentras en el yoga. Cambios que tienen que ver con ritmos, rutinas, con el dormir, el sueño, la energía propia…

Y ya lo dicen, ¡Somos lo que comemos! Y si eso es así… No queremos comer algo de un animal estresado o un alimento con pesticidas. Sabes que te va a afectar a corto, medio o largo plazo por ello es imprescindible que la gente cuide su alimentación.

6. ¿Qué sueles desayunar?


Depende, no soy rígida ni estricta en eso, me gusta la variedad. Una tostada por ejemplo, con pan con tomate. ¡Me he vuelto muy catalana! Puede ser sola o le añado aguacate. Sino yogur o kéfir con muesli y fruta. La opción que sea siempre va acompañada de café con leche de avena. No tomo de vaca directamente porque no la digiero pero sí en yogures, fermentados, me va bien para la digestión. Y como la mayoría de mujeres, me cuido por eso trato de evitar las grasas y los yogures, siempre que es posible, intento que sean 0%.

Aunque como decía, voy cambiando. La fruta en función de la temporada; el muesli lo hago con mezcla de semillas, añadiéndole linaza y otros ingredientes. Intento tener buenos hábitos pero no rutinas que pasen a ser automatismos.

7. ¿Un plato o una comida al que nunca dirías que no?

 

¡La pasta de mi marido! La hace muy bien. Vivió con un italiano hace años cuando estudiaban y ha aprendido a cocinarla muy bien. La salsa además está siempre muy cuidada. ¡Delicioso!

8. ¿Qué es lo que nunca falta en tu nevera?


Me faltan muchas cosas porque hago la compra casi cada dos días, ¡en función del humor…! Entonces voy cambiando pero suelo tener fruta siempre. Últimamente me gusta tomar zumo de naranja, pomelo y limón por la mañana, entonces tengo muchos cítricos. También jengibre, ¡lo pongo por todas partes! En el zumo, la comida, me hago aguas con jengibre…

9. Tu última cena ¿qué incluiría?

Arroz. He crecido con arroz, como asiática que soy. No la como cada día pero ¡me encanta!

10. ¿Qué es lo que más destacas de OhBo?

Sin duda los productos orgánicos y disponer de una carta tan variada. Es básico para una dieta equilibrada y completa.

Me gusta también que se ofrecen platos distintos. El brócoli en muy pocos sitios lo proponen como algo para picar. A mi me encanta y con salsa de miso ¡es perfecto, sano y distinto! La carta de smoothies, zumos y limonadas es espectacular, me gusta mucho también, soy una gran aficionada a estos. Y además no se limita solo a smoothies; ¡las limonadas son perfectas para este tiempo!

Fuera de la carta, me parece muy agradable la terraza, ideal todo el año para una ciudad como Barcelona y está muy bien ubicada. ¡Ah y las revistas! El momento del café de la mañana, después de una clase de yoga, con toda la variedad de leches vegetales… es perfecto. Y para terminar, ¡me encanta que sirvan el café en vasos grandes!

11. Y de los zumos Detox, ¿qué prefieres energyup o antiaging?

 

Más los detox porque no los hago tanto en casa. Suelen tener muchos ingredientes y necesitas mucho stock (se ríe). En OhBo ya los tienen y mezclan cinco (o más) cosas, y están buenísimos! Los distintos greens son muy buenos.

Si todavía queréis saber más sobre ella, del yoga y una vida saludable, seguirla en su blog y sus redes sociales. También podéis disfrutar de sus clases en la ciudad, tenéis los horarios en su web.