Una Navidad sostenible


Sabemos que en Navidad se hacen excepciones, se gasta dinero y se hacen muchas cosas que habitualmente no haríamos. Por ejemplo, puede pasarnos que durante todo el año seamos cuidadosos con el reciclaje, con el consumo de energía o con la comida que nos sobra, y al llegar estas fechas, bajemos un poco la guardia. Por eso entre todos, aportando cada uno su granito de arena deberíamos preguntarnos qué podemos hacer para tener una Navidad sostenible.

El tema es que si todos lo hacemos, bajar la guardia, las consecuencias en el medio ambiente se notan porque todo el mundo entra en esta dinámica relajada y aunque sabemos que los efectos no son inmediatos, llegarán.

Por eso hemos pensado en dar algunos trucos para hacer que en Navidad también se tenga cuidado con el medio ambiente. Seguramente muchas de ellos ya las ponéis en práctica y las tenéis interiorizadas, siendo un hábito para vosotros, pero nunca está de más recordarlas.

Empecemos por la decoración de la casa. ¿Os gusta poner el árbol, el pesebre o las coronas? Puede ser que solo pongas una o que las pongas todas. Sea como sea, en lo que al árbol se refiere, recuerda que si es artificial, es una buena opción para repetir cada año. Guárdalo bien para que cuando se saque al año siguiente no haya sufrido demasiados daños y sea aprovechable. Si el árbol es natural, recuerda sobre todo llevarlo a los puntos de recogida al acabar estos días.

Si os gusta la artesanía, sois mañosos y tenéis creatividad ahora es vuestro momento para hacer los adornos: estrellas y figuras con cartón, árbolitos pequeños con botones, bolas con papel de aluminio, estrellas con latas de refrescos… ¡la imaginación al poder!. Solo hay que tener un poco de tiempo, buscar como hacerlo y os aseguramos que encontraréis cosas increíbles. ¡Y recicladas!

Seguro que compráis regalos. Bien sea para los adultos o los niños, la cantidad de papel de regalo que se gasta y se tira durante estos días es mucha. Y no solo el papel, sino las cajas en las que suelen ir los objetos. Respecto a las cajas, poco podemos hacer, ya que son los fabricantes los que deciden, pero en lo que al papel de envolver concierne, si. Es tan fácil como pedir que no lo envuelvan, pero eso no nos gusta porque no es tan vistoso y se pierde la emoción. Pero si que podemos envolver de otra forma: utiliza papel de periódico para darle un toque urbano, reciclando libretas que tengáis a medio escribir llenando de mensajes las hojas o envolviendo los regalos con tela: utiliza un foulard, por ejemplo, que forme parte del regalo o una caja de zapatos para guardar un reloj. Seguro que la sorpresa será más grande.

Nos reuniremos con familiares y amigos y pasaremos muchas horas juntos. Por la mañana, es posible que la casa esté fría, pero a medida que van llegando los invitados el ambiente se caldeará. Por eso, ten la precaución de ir bajando la temperatura o incluso apagar la calefacción para ahorrar energía.

Respecto a las comidas, sabemos que es difícil calcular cuando tenemos un número de comensales que no es el habitual. Además, nos gusta ver una mesa bonita y llena de cosas. Seguro que, como cada año, sobrará comida. Recordad no tirar nada, ya que casi todo puede ser congelado y las cantidades pequeñas pueden servir para una guarnición. ¡La comida siempre tendrá utilidad!.

Si no lo celebráis en casa y váis a un restaurante, no os de vergüenza y pedir que os pongan para llevar lo que habéis dejado en el plato ya que es vuestro. En OhBo tenemos a vuestra disposición el packaging para que todo aquello con lo que no podáis de nuestro menú ecológico de Navidad o cualquier otra cosa os lo podáis llevar. Preguntadnos.

 Seguro que tenéis vuestros propios trucos para hacer una Navidad sostenible.