Los superalimentos: ¿Mito, realidad, business…?


Sobre cuestiones de alimentación hay muchas tendencias, opiniones y puntos de vista. Y desde hace algún tiempo, se habla mucho de los superalimentos y de la importancia de incorporarlos a nuestras dietas. Pero como en todo, hay opiniones y a veces nos cuesta discernir entre la verdad, el puro marketing, las modas… Y es que, ¿de qué estamos hablando? Los superalimentos: ¿mito, realidad, business…?

superalimentos mito, realidad, marketing

Empecemos viendo qué es un superalimento. Según su definición se trata de un alimento con un alto contenido de nutrientes y grandes beneficios en la salud. Suelen ser altos en fitonutrientes y estar compuestos de antioxidantes como las vitaminas A y E y el betacaroteno, pudiendo ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y otras condiciones de salud. Se dice de ellos que son una de las más potentes medicinas naturales. Pero… ¿qué hay de ellos si se comparan con otros ingredientes-alimentos?

Y ¿cuáles son estos “superalimentos” mágicos? Ejemplos de ello son las bayas de goji, açai, maca andina, algas como la espirulina, semillas de chía, el kale o col rizada, el zumo de la granada, semillas…

Son alimentos que aportan múltiples vitaminas, son proteicos, contienen calcio, tienen efectos beneficiosos para el cuerpo como reducir la fatiga…, grandes antioxidantes, fuente de fibra pero… ¿todo eso lo proporcionan también otros alimentos que no sean “superfoods”? Lo cierto es que sí.

Muchas legumbres superan al contenido de vitamina C del kale o las propias coles de Bruselas. Alimentos de “toda la vida” quizá más asequibles por no seguir modas ni estrategias de marketing.

¿Qué hay que hacer entonces? Nuestro consejo es variar e integrar aquello que nos beneficia y nos gusta. No forzarse con ingredientes que quizá nos desagraden si otros nos pueden aportar lo mismo o incluso llegar a ser más beneficios. Al final… ¡se trata de equilibrar!

superalimentos mito, realidad, marketing