Gastronomía y niños


Niños jugando en la cocina

Prevenir y educar a los hijos sobre la gastronomía, empieza siempre en casa. Nosotros, los padres, tenemos la obligación de ayudar a desarrollar hábitos de vida buenos y saludables que ayudarán a nuestros hijos a crecer sanos y con una nutrición equilibrada. Pero sabemos que enseñarles sobre gastronomía no siempre puede ser una tarea fácil.

Os damos algunos consejos para guiar junto con vuestros hijos, un camino divertido que los hará sentir más productivos y libres a la hora de comer:

  • ¡Fuera obligaciones!

La moderación, las regulaciones o las obligaciones hacen que el cerebro del niño asocie el placer a estas “prohibiciones”. Si los restringimos demasiado, despertaremos más el deseo de querer hacer algo que no se le permite.

Niños en la cocina

  • Pequeños y mayores, ¡en la cocina!

Incluye a los niños en la preparación de los alimentos que ponemos sobre la mesa, así no será una total sorpresa y podremos ver qué le gusta y qué no.

  • La diversión está servida

A través de los emplatados podemos enseñarles a usar su creatividad. Por ejemplo: haciendo figuras que a nuestro hijo le guste, combinando colores, estructurando de manera divertida el plato… ¡Comer lo que deben no tiene por qué ser aburrido! Y, como todos sabemos, los niños aprenden mucho más si se divierten.

Emplatados originales para niños

Emplatado para niños (photo © www.igastronomus.blogspot.com.es)

  • De compras, juntos

Ir juntos de compras al supermercado puede llevar a los niños a descubrir las diferencias entre los grupos de alimentos y podremos convertir esa actividad en algo que puede resultar igual de divertido para ambos.

  • Aplicaciones gastronómicas

Llegó el momento de aceptar que nuestros hijos han nacido en una nueva era, llena de tecnología y diferentes Apps que nos ayudan a resolver cualquier tipo de situación. Debemos ayudarles, es este caso, a que esto les beneficie en su crecimiento y enseñanza creativa. Hace no mucho hablábamos de Apps para no desperdiciar comida en la cocina, por ejemplo. Echa un ojo aquí.

  • Su propio huerto en casa

Los niños son aprendices interactivos, podemos darles las herramientas necesarias para crecer su propio huerto, la creación o los resultados de su propio trabajo les hará ver que del esfuerzo nacen los alimentos que llevan a su boca de una manera más divertida.

 

La salud y educación de nuestros hijos empieza por nosotros, en enseñarles a cuidar no solo lo que comen, sino lo que generan y crean :-)