Diferencias entre pescados de mar o piscifactoría


Diferencias entre pescados de mar o piscifactoría

Es habitual comprar pescado de granjas o piscifactorías ya que desde 2012, estos constituyen el 50% del pescado vendido a nivel mundial. Los recursos son limitados, hay una alta demanda de algunos productos y por ello, se buscan alternativas para poder satisfacer esa demanda, produciendo todo eso que se requiere. De ahí la “necesidad” de “cultivar peces”. Un hecho que los brinda a precios más económicos pero… ¿cómo son estos? ¿Qué diferencias hay entre pescados de mar y piscifactoría?

Los de piscifactoría (o granjas) tienen más control nutricional y sanitario. Los piensos que se les dan para alimentarlos tienen menos grasas, proteínas… pero tienen antibióticos que evitan plagas o enfermedades pero que quedan en su cuerpo y a posteriori ingerimos cuando nos los comemos. El salvaje, en cambio, se alimenta de lo que se encuentra en el mar y puede enfermar con más facilidad. Aunque estos son más sabrosos y de mejor textura. Los de crianza, son más frescos. Se sacan del agua pocas horas antes de ponerse a la venta

En granja se consiguen preservar más los ácidos grasos Omega 3 (ya sabemos cuán beneficiosos son para la salud) y están menos contaminados, puesto que no viven con los residuos y deshechos del mar, algo que afecta en diferente medida a los peces en función de la región donde viven y del tipo de dieta que siguen.

¿Y qué hay de un pescado, cuando dice que es “ecológico”? Este ha sido criado de manera sostenible con harinas vegetales y de pescado, de ahí su precio superior.

Muchas veces, por precio, disponibilidad, no podremos elegir (100%) qué comprar pero ahora que sabemos las diferencias entre pescados de mar y piscifactoría, al menos sabremos qué supone ingerir cada tipo de pescado en función de su crianza y decidir si queremos o no comprarlo. ¡Esa decisión sí podemos tomarla!

diferencias entre pescados de mar o piscifactoría