¿Cuáles son nuestros residuos orgánicos?


A diario recibimos muchos mensajes respecto al reciclaje orgánico: cuales son los residuos orgánicos y cuales no, que debemos depositar en los diferente contenedores o como debemos separar el papel.

Pero ¿sabemos realmente qué supone un buen reciclaje y cuáles son los residuos que podemos clasificar como orgánicos? A nivel general sabemos que muchos de nuestros residuos orgánicos se destinan a generar combustibles más respetuosos con el medio ambiente, abonos que sirven para enriquecer la tierra, un ahorro de materias primas, o un aire más puro ya que se consigue la emisión de gases, disminuyendo el efecto invernadero. Hay muchas más beneficios, estos son quizá los más conocidos y los más obvios.

Para reciclar en los hogares solo es necesario tener un poco de cuidado y separar nuestra basura para luego depositarla en los contenedores correspondientes. A veces es difícil por una cuestión de espacio, pero si no la dejamos acumular y cada día nos habituamos a sacarla, no supone tanto.

Para no tener ninguna duda, os dejamos una lista de algunas cosas que debéis englobar en materia orgánica:

  • Restos de comida: pieles, huesos, semillas, cáscaras, espinas… Todo lo que forma parte de muchos ingredientes pero que no ingerimos son residuos orgánicos.  En este caso también podemos añadir aquella comida que por alguna razón se ha estropeado y ya no podemos consumir.
  • Tapones de corcho, ya que también es un material orgánico, así como restos de madera como serrín o virutas, palillos, pinchos utilizados para las brochetas
  • Todo el papel y el cartón.
  • Los excrementos de nuestras mascotas, así como las plumas o el pelo.
  • Los posos del café y los restos de infusiones.
  • El papel utilizado en la cocina o las servilletas o manteles si son de papel o de algodón.

También hay otras formas para poder aprovechar estos residuos en nuestro propio hogar. El más popular y más fácil es, si tenemos plantas utilizarlos como abono enterrándolos  lo más profundo posible los restos de frutas y verduras para evitar olores.