Consciencia y materia prima


Como ya sabes en OhBo nos preocupamos por el origen de la materia prima con la que cocinamos nuestros platos. Queremos traerte lo mejor para tu salud y tu nutrición, por eso, seleccionamos cuidadosamente su procedencia y sólo tenemos alimentos ecológicos y orgánicos. Pero, ¿te has preguntado alguna vez de qué va todo esto?

Hablamos sobre el origen de la materia prima y de porqué es interesante, o para nosotros importante, saber de donde proceden los alimentos que vamos a ingerir, ya que somos lo que comemos.

Hoy en día hay muchas tendencias alimenticias que nos hacen ser un poco más conscientes en muchos sentidos: desde el punto de vista medioambiental, dietético, nutricional, o bien religioso, ético o por convicciones. Toda esta variedad de modas y de conciencia nos ha hecho preguntarnos cada vez más cómo se crea, produce o engendra la materia prima que acabará siendo la gasolina para nuestro cuerpo. Hay muchos documentales, libros y habladurías sobre todo esto, unos nos parecen más interesantes que otros, pero hoy, aquí y ahora lo que des de OhBo queremos trasmitir es consciencia, respetando, como no, cada una de las opciones que cada individuo escoge.

Por ello queremos formular algunas preguntas, dar posibles respuestas y dejar al aire la conclusión para que cada uno, libremente, decida.

¿Conocéis qué significa orgánico? Orgánico es algo de procedencia natural, sin alteraciones químicas más allá de las que por naturaleza produce ese mismo organismo. Esto quiere decir, que cuando hablamos de productos orgánicos, éstos no han sufrido ninguna modificación genética; sus átomos siguen siendo los mismos que en su origen, no han sufrido mutación ni manipulación humana.

¿Qué quiere decir ecológico? Un producto ecológico es aquel que para producirlo no se ha utilizado ningún químico externo para hacer que crezca más rápido, luzca más bonito y etc. Los productos ecológicos son los cultivados en un ambiente favorable para ellos (nunca fuera de temporada) y sin pesticidas. Se intenta dar a estos productos un ciclo de vida como el que les da la naturaleza.

Llegados a este punto, seguramente también habrás oído hablar del movimiento y tendencia “slow”. Esta filosofía va más allá de la gastronomía y propone a sus adeptos un estilo de vida más lento, sosegado y en definitiva, calmado. Los slow apuestan por las tradiciones y por el placer de comer pero siempre cuando hay hambre, nunca por imposición. Esta tendencia cada día gana más adeptos, y es que, en un mundo sobre producido y sobrealimentado donde todo está estipulado y hay prisa hasta para respirar, está más que bien hacer un alto en el camino y ponerse a pensar, ¿realmente estoy hambriento?

Otra de las tendencias de las que seguramente hayas oído hablar si estás dentro de esta ola de pensamiento es el Km 0. ¿A qué se refiere ese término? Pues que deberíamos ingerir alimentos de temporada y que estén cerca de donde vivimos para no afectar más al ecosistema con transporte arriba y abajo, por ejemplo. Este movimiento, ligado al slow, defiende que no hay que transportar alimentos de una punta a la otra del planeta; ya que en su origen, no es natural y no es lo que la naturaleza nos está dando en nuestra tierra. ¿Es necesario que una piña de la vuelta al mundo para estar en mi mesa? En esta línea muchas personas adaptan su alimentación a lo que es típico – dicho de otra manera- a lo que toca en ese momento en su tierra. Es por eso que en OhBo, adaptamos nuestra carta a cada estación del año. Si la naturaleza lo saca en invierno será porqué debemos consumirlo en invierno.

En definitiva, creemos que todas estas tendencias, filosofías y movimientos nos hacen comer mejor y ser más conscientes de la suerte que tenemos de vivir en el planeta que vivimos, pero nuestros recursos son limitados y debemos cuidarlos pensando en su futuro, de ellos depende nuestra vida y de las futuras generaciones. Dicho esto, ¿te vienes a comer bien y conscientemente a OhBo?