Cómo reciclar la materia orgánica en la cocina


zera food recycler

Seguramente no nos damos cuenta, pero a diario cada persona genera una gran cantidad de materia y desechos orgánicos que en muchos casos acaba en la basura y desperdiciándose a pesar de su potencial valor. Sí, porque la materia orgánica, es decir restos de fruta, comida, hojas, cáscaras, raíces o todo lo que no aprovechamos de nuestros ingredientes, puede derivar con el tiempo en abono y tierra perfecta para ser aprovechada en cultivos o jardines. Hoy aprenderemos cómo reciclar la materia orgánica en la cocina.

Antaño una forma de “reciclaje” de toda esa materia orgánica que se origina en una casa después de 24 horas, se usaba para fertilizar el huerto o también para alimentar a los animales, como por ejemplo el cerdo. Esa dinámica era y es la más natural y la que sigue la ley de la entropía, que dice que la materia no se destruye, si no que se transforma. Era la fórmula perfecta para sacar partido a toda esa materia orgánica y “fertilizar” el futuro.

Existen varias formas para realizar ese proceso: desde la más económica de crear tu propio recipiente para dejar fuera de casa, hasta otras opciones más caras pero donde el proceso es casi autónomo y que se pueden incluso usar dentro de casa.

Zera Food Recycler
Este producto de Whirpool es uno de los más modernos y estilizados del mercado. Como dicen los expertos que han ayudado en su diseño, los 180 kilos de media que produce cada persona se convierten en tierra fértil para usar con tus plantas o hortalizas en casa o terraza. El producto en sí es algo caro, pero su bonito diseño y utilidad lo hacen muy tentador.
Su proceso es fácil: tan sólo hay que ir depositando los desechos orgánicos en el contenedor y añadirle los productos de la marca que ayudarán a descomponer la materia de forma rápida y sin malos olores.

SCD Probiotics’ composter
Otro gran invento para descomponer la materia orgánica de la cocina. Se puede usar dentro de casa y usa “Bokashi”, un fermento natural esencial (a base de microbios beneficiosos) para obtener compost de forma rápida y natural. Su tamaño, su precio más asequible y la facilidad de uso lo hacen perfecto para quienes deseen empezar a reciclar su materia orgánica en casa. Su único inconveniente es que se debe reponer con frecuencia el “Bokashi”.

all-seasons-indoor-composter

DIY
Evidentemente existe una fórmula mucho más económica (con sus pros y contras), que es la de crear tu propio contenedor para descomponer la comida. Lo único que requiere es la compra de un cubo de ciertas dimensiones, que dependerá del espacio que tengas en casa, terraza o jardín. Dicho cubo debe tener orificios pequeños en todo su contorno para facilitar la entrada de aire, así como dejarlo abierto por la parte superior, donde sí pondremos una reja o malla mosquitera extraíble que dejará pasar aire, pero impedirá la entrada de insectos como moscas o mosquitos.
A continuación tan sólo deberemos esperar a que la naturaleza siga su curso. Eso sí, a diferencia de los dos ejemplos anteriores, este método es muy más largo. A no ser que le vayamos añadiendo por ejemplo gusanos y otros bichos que descomponen la materia orgánica, claro.

Así que ya sabes, si quieres sacar provecho de tus desechos orgánicos de la cocina o jardín, considera seriamente obtener uno de estos gadgets y contarás con tierra fértil y abonada durante mucho tiempo para hacer crecer mejor tus próximas hortalizas o plantas de la terraza.