Beneficios de cenar en grupo


ohbo cenar grupos

Párate un segundo e intenta recordar un cumpleaños, la celebración de un ascenso de trabajo, una boda, el nacimiento de un hijo o una cita romántica… ¿Qué tienen todos en común? Pues claro, ¡qué no estabas sólo! Porque cenar en grupo sólo tiene beneficios.

Las comidas o cenas en compañía están en declive por culpa del ritmo de vida tan frenético que llevamos hoy en día: desayunamos de camino al trabajo o al colegio, comemos frente al iPad mientras redactamos un e-mail, cenamos viendo una serie en el ordenador… En definitiva, prácticamente no compartimos estas comidas con nadie y no tenemos ese momento tan íntimo y especial para hablar con ellos y conversar sobre su día.

Sabemos que es difícil compaginarlo todo, pero te damos cinco beneficios sobre comer o cenar acompañado que harán que te esfuerces un poquito más:

1. Comer acompañado es sinónimo de comer más sano
Pues sí, ¡aunque nos distraigamos más hablando! Comemos más sano porque ponemos ritmo a la comida, masticamos de forma más pausada y ponemos orden a los platos. Y ello es beneficioso para la digestión.

2. Las cenas con tus seres queridos potencian las capacidades comunicativas
Está claro. Mientras cenas con tus seres queridos aprendes a comunicarte, socializar y ser más expresivo. Explicas qué tal tu día, cómo le va la vida a vuestro amigo en común, o qué te pareció el último estreno de la cartelera.

3. Aprendes y valoras más los alimentos
Es un clásico, mientras comes acompañado se escuchan frases como: “qué rico”, “¿has probado esto?”, “me encanta cómo está cocinado”, o “¿notas la calidad del producto?” La compañía en las comidas te obliga a probar nuevos platos que tú nunca pedirías o a conocer nuevas técnicas de cocinado, por ejemplo.

4. Favorece la digestión
Aunque a veces nos hayan dicho que hablar mientras comemos es perjudicial, ¡no lo es! Así masticas más, realizas más pausas, y meditas mucho más qué vas a comer.

5. Comer con tus hijos
Está demostrado que el efecto en los niños sobre cenar con sus padres o sin ellos, es mucho más que favorecedor. Dicen que los niños que cenan acompañados, en un futuro, tendrán más conocimientos sobre cocina, una mayor autoestima, facilidades de socializar y tendrán un estilo de vida más saludable.

Si aún así te faltan motivos por los que compartir mesa en OhBo, nosotros te mostramos unos cuantos platos riquísimos que acabarán de convencerte.