Aceite de coco – mitos y verdades


Hoy en día, parece que llevar un estilo de vida saludable es más popular que otra cosa. Entrando en el uso del aceite de coco, las personas han ido notando sus propiedades positivas tanto en la salud como en la belleza. Sin embargo, un nuevo debate ha comenzado sobre si el aceite de coco es tan bueno como parece.

Existen muchas pruebas científicas sobre las ventajas del uso de aceite de coco, pero también se han analizado pruebas de las desventajas. Y cómo todo en la vida , recomendamos que se conozcan las dos caras de cada producto o situación, así bien, podremos controlar su consumición y llegar al uso que se desea alcanzar.

coco

6 motivos por los que decir si al de coco

  1. Ayuda a pacientes con Alzheimer: casi el 90% de su composición está basada en estos ácidos grasos, por lo que se convierte en una fuente de energía y terapia para el cuerpo y las enfermedades de demencia senil.
  2. Ayuda a perder grasa: sus niveles de grasa saturada reacciona como un acelerador de nuestro metabolismo, ayudándonos a quemar grasas corporales más rápidamente, así bien, perdiendo calorías y bajando de peso notablemente.
  3. Puede matar bacterias, virus y hongos: el aceite de coco contiene casi un 50% de ácido laúrico, el cual nos ayuda a eliminar infecciones.
  4. Ayudan a reducir convulsiones: los ácidos grasos presentes se transforman en cuerpos cetónicos, (células que suministran energía al corazón y al cerebro en situaciones excepcionales) y reaccionan como un tipo de tratamiento para enfermedades como la epilepsia.
  5. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares: sus grasas elevan el HDL y mejora la coagulación y el estado antioxidante de la sangre, ayudando así a mejorar los niveles y reducir riesgos.
  6. Protege el cabello e hidrata la piel: además de ser un alimento, también puede ser muy útil para la aplicación cosmética. Ayudando a la salud y nutrición para mejorar estos aspectos de nuestro cuerpo.

coconut oil

¿Es malo el aceite de coco?

  1. Eleva el nivel del colesterol malo: el consumo diario y abundante de este alimento puede aumentar la lipoproteína y elevar nuestro LDL en la sangre.
  2. Conduce a la presión arterial alta: al ser rico en grasas saturadas, promueve la acumulación de estos ácidos en las arterias, elevando los niveles de presión y causando hipertensión, derrames cerebrales o ataques al corazón.
  3. Aumenta el peso corporal: nuevamente, sus grasas en una consumición alta puede llevarnos a una debilidad contra nuestro peso corporal, elevando los riesgos de convertirse en sobrepeso, altos niveles de azúcar o resistencia a la insulina.
  4. Genera trastornos intestinales: el aceite de coco puede causar luchas contra los gérmenes y microbios dentro de nuestro cuerpo. Ocasionando un desequilibrio dentro del órgano interno, la digestión y conduciendo hasta una diarrea severa.
  5. Reacciones alérgicas: aplicando este producto en la piel, nos podemos encontrar con posibilidades del desarrollo de una alergia, erupciones, hinchazón, picazón u otros efectos secundarios que debemos tener en cuenta y controlar.
  6. Puede desarrollar anafilaxia grave: una condición potencialmente mortal en la que el cuerpo se ve gravemente afectado por un alergeno. Los tejidos de diferentes partes del cuerpo liberan histamina y otras sustancias, produciendo constricción en las vías respiratorias, dolor abdominal, mareos, palpitaciones, náuseas o vómitos, pérdida de conocimiento, entre otras.

Ser conscientes de la cantidad de aceite de coco que consumimos nos puede definir la manera en la que lo catalogamos. Pero es verdad que siempre debemos utilizarlo y aplicarlo en forma que nos pueda beneficiar y siempre cuidar de nuestra salud y bienestar.